Monday, November 04, 2013

And these images, these reverberations… Wallace Stevens, Metaphor as Degeneration. Una exposición implica elegir. Elegir supone admitir y rechazar. Las razones de la elección varían, desde la simple cuestión del espacio hasta la complejidad que implica conformar un conjunto, un grupo cuyos componentes tengan íntima relación entre sí. En el caso de Silvia Flichman, me parece, el colectivo se abre en dos direcciones, bien determinadas: por un lado, una intervención en el papel mediante alguna herramienta adecuada y, por el otro, el uso del siempre fascinante recurso del collage. ¿Qué tiene en común lo expuesto? Obviamente, el soporte –el papel-; de allí en más, una aventura que la propia artista define como alejada de su obra anterior pero que, en los casos en que se sirve del collage, manifiesta puntos de contacto con su trabajo precedente. Arte surgido, según Silvia, de una crisis. De una crisis estética; cuando digo estética no hablo de formas sin más, como ondas en la superficie, hablo de algo que hunde sus raíces hasta lo más profundo, allí donde se mueven criaturas abisales, luminosas para superar lo oscuro y chatas por la indecible presión. Crisis implica puesta en tela de juicio, autocrítica, anhelo y necesidad de cambio. Pero, al mismo tiempo, nadie deja de ser el que es, o cree ser, y el nuevo rumbo es, en última instancia, otro nudo alrededor del eje único, de la espina dorsal, la misma que existe desde el primer día. En otras palabras, una vía alterna, sí, pero abierta sobre la misma ruta asfaltada con materiales de sueños, deseos, angustias y alegrías. En la pequeña sala, los presentes se decían unos a otros: “… esto parece…, esto se asemeja a…” Algo así como aquel que, tumbado de espaldas, mira pasar las nubes y encuentra en cada una la forma de un animal, un rostro, un barco. Un modo de aferrarse a algo, de no sumergirse en el misterio, de hallar calma en lo cotidiano, en lo conocido. Pero el arte de Silvia, en esto no varió, trae noticias de otros mundos que, como dijo alguna vez un poeta, también están en éste. Aquí, ahora lo veo, reside, más allá de la diversidad obrante en ambas direcciones, hablo la del papel trabajado mediante prensa y el collage, una idéntica intención que relaciona las obras entre sí y las obras anteriores de Silvia: la manifestación de otros planos, de otros niveles de conciencia, la aparición automática de criaturas imprevistas que, como alguna vez dijera Borges, nos revelan que los sueños no son menos reales que lo que llamamos la realidad. Carlos Barbarito Buenos Aires, noche del 2 de octubre, 2013

1 comment:

Carlos Barbarito said...

Gracias Silvia por reproducir mi texto! Un beso!